El rodaje de ¡Ey, Muñeca!: Nivel… Filosófico (o algo así).

La pequeña mayoría de lectores de este blog intuyo que son amigos y conocidos, así que imagino andáis familiarizados con la mecánica de un rodaje. Y para quien no, dejo esta foto de Juan Carlos Rodríguez que, bajo mi punta de vista, retrata perfectamente lo que es un rodaje:

La magia del cine... O algo así.

El glamour del cine, si es que sigue habiendo de eso…

Podemos observar la maraña de cables, escalera, banderas, focos, etc, alrededor de nuestra prota, Alycia, que sonríe con gesto de aprobación. Tras ella, Javi Quesada, nuestro ayudante de dirección de pie con cara de estar muy concentrado. Y aún más atrás, una semioculta Patri, llevando a cabo su parte de trabajo como eléctrica, rodilla en tierra. Pues bien, básicamente esto es lo que hay en cualquier rodaje. Gente partiéndose el lomo currando, aunque luego no sean las “caras visibles” del producto. Gente que aparentemente no está haciendo gran cosa, pero con cara de concentración. Algo pensarán… Y algo importante, ¿eh? Y un caos de cosas alrededor, todo predispuesto para que lo que se vea delante de la cámara, en este caso nuestra actriz, acabe con una sonrisa y un gesto de aprobación. Esta foto, a mi entender, simboliza a la perfección lo que es un rodaje. O al menos, lo que fue nuestro rodaje.

Des estas primeras fotos de promoción...

De estas primeras fotos de promoción…

...A estas últimas, un crowdfunding, un rodaje y unos meses después...

…A estas últimas, un crowdfunding, un rodaje y unos meses después…

El rodaje fue más duro de la cuenta, mayormente por un fallo de cálculo por mi parte. Siempre pensé que podríamos rodar en dos días el cortometraje y con la idea de ir tener los costes justos y necesario decidimos rodar con un equipo pequeñito y en pocas localizaciones. Pero, sin ser como digo un rodaje complejo, si es una historia que exige bastante preciosismo en el resultado final… Y afinar según que cosas requiere su tiempo. Y por otra parte, nos encontramos más sorpresas de la cuenta a primera hora, aunque bueno, estas cosas siempre pasan. Ya se sabe, si quieres que algo salga mal, haz un rodaje. Si aparte quieres que llueva, que el rodaje lo dirija Ricardo Barby…

Así que acabamos en un dilema. O bien el última día echábamos el resto y acabábamos el cortometraje o bien seguíamos un ritmo más tranquilo (pero con mayor posibilidad de afinar) y rodábamos un tercer día. Al final, optamos por la segunda opción y gracias a la colaboración de todo el equipo se acabó ¡Ey, Muñeca! dando a cada plano el cuidado y tiempo que necesitaba. Es una suerte el hecho de haber contado con un equipo que, además de haber hecho un trabajo excelente, pringó un día más por darle al corto lo máximo posible. Siento bastante este fallo de cálculo. De todo se aprende y, a veces, hay que reservar el optimismo, más cuando se trata de que podamos llevar a cabo un rodaje dentro de lo previsto e implicando el trabajo de tantas personas. Mil gracias a todo el equipo por este gesto, sin el cual sencillamente el cortometraje no existiría. Y mil perdones, espero que podamos repetir pronto y compensar trabajando un día menos de la cuenta por algo, al menos, igual de bueno.

Porque sí, dejando al margen estos contratiempos se puede decir que si nos centramos en lo grabado el resultado es excelente. Aún queda mucho trabajo por delante en la edición, pero de primeras contamos con un material que, si soy honesto, en algunas cosas supera lo que tenía en mente. Ya digo, es la suerte de haber podido contar con los mejores profesionales que he conocido a lo largo de estos años y de haber tenido la suerte de conocer a ciertas personas en el momento justo y que quisieran sumarse al carro. Aparte del equipo, del que hablaré en otro post, es de agradecer todo el apoyo recibido durante el Crowdfunding, así como las colaboraciones a la hora de dejarnos atrezzo o material de gente como Carmen, Lira, Juan Carlos, María, las amigas de Tannia… Sin olvidar a Sadilsa, la empresa que nos alquiló el material de iluminación a un precio más que bueno, gesto que resulta especialmente importante dado el momento en que nos  encontramos. O la colaboración de Javier Zúmer, Antonio Aparicio, Elena Poveda o Juanlu Galán cediéndo su propio equipo para el rodaje o facilitándonos el poder alquilar alguna cosilla extra a muy buen precio. Y como no, la sorpresa final en forma de tarta que nos trajo Lucía Suarez y La Suite del Momo.

_MG_4358

Primero la tarta, luego el mundo!!

Así que nada, una vez finalizado el rodaje “sólo” queda dar el estirón final. Que necesitara su tiempo y su buena alimentación para que el niño nos salga bien guapo. Así pues, no quiero aventurarme todavía a dar una fecha de estreno, pero creo que, si nos vemos por abril, probablemente os pueda invitar a una cervecita a cambio de que me deis vuestra opinión del corto 🙂

Y de momento, creo y espero, que será una buena opinión. Para ello seguimos trabajando.

Anuncios

¡Larga vida al Kanina Rock!

Acabamos de terminar la edición del reportaje “Kanina Rock, ¡Vive tu festival!“, en el que os acercamos lo vivido el 18 de agosto del 2012 en La Redondela, un pequeño y coqueto pueblo de Huelva lindando con Isla Cristina.

Foto de Jesús Hueso para Metalcry.com

Foto de Jesús Hueso para Metalcry.com

Esta fue la quinta edición de un festival que cada vez se hace mayor y contó con las actuaciones de Metrajinchos, Mothersloth, Seyver, Chicken Congress, Layabouts y The Mercy House. El Kanina Rock se caracteriza en primer lugar por hacer honor a su “apellido” y rock y solo rock es el plato fuerte de sus grupos, en todas sus variables. Desde el metal al rock duro pasando por bandas que acompañaban sus temas con toquecitos blues o punk.

Y la segunda característica definitoria del festival, tanto o más importante que la primera, es el buen rollo que se respira durante las ocho horas de rock ininterrumpidas que se celebran más la posterior fiesta (que pudimos atestiguar que, cuanto menos, hubo quien la prolongó hasta las dos de la tarde del día siguiente). La zona de acampada gratuita, las distintas barras a precios populares, el mercado de artesanía y la playita a cinco minutos hacen de marco a este festival, convirtiendo al Kanina Rock en una de las mejores oportunidades para aprovechar dos días de verano en Andalucía con un plan verdaderamente envidiable. Desde luego, nosotros vamos a repetir en la próxima edición y animamos a cualquiera que se sume al futuro Kanina Rock 2013. ¡No os arrepentiréis!

En cuanto al video, en el DVD podréis encontrar como ya dijimos un completo reportaje de una hora de duración con entrevistas a la Asociación Arte-Rock (organizadores del festival), a algunos de los grupos y, por supuesto, con algunos videos en directo de los temas que se emitieron. Para abrir boca, os dejamos Landscape From The Lane, de los Chicken Congres:

Además de este reportaje, también encontraréis temas extras de las distintas bandas no incluidos en el reportaje, así como fotografías de los distintos Kanina Rock que se han celebrado hasta la fecha.

Desde aquí agradecer a la asociación Arte-Rock y a los Metrajinchos el buen trato que tuvieron con nosotros como anfitriones del festival, así como a la familia de Manuel Guirado que nos ayudó durante el festival (ese Bichito Luz echando un cable, gracias Élida!!) y que nos acogió para descansar un poco tras el trabajo y la fiesta posterior. Asimismo gracias a todos los grupos que nos dieron todas las facilidades del mundo para trabajar, haciéndonos partícipes como el que más del buen rollo que rodeaba a todo lo que tuviera que ver con el Kanina Rock. Y por supuesto a Santi García por la cesión del sonido grabado durante el festival.

Podéis encontrar más temas en nuestro canal de youtube.

Y todos ellos con el magnífico trabajo de Rafael Guerrero y Garykoitz Barea en las cámaras, junto con el de un servidor, Ricardo Barby, en la realización y edición.

Lo dicho, el año que viene repetimos y… ¡LARGA VIDA AL KANINA ROCK!

Fin de rodaje a tartazos!

Te puede pasar que tengas escritas y guardadas las claves de tu blog en el ordenador y te quedes sin este un mes, un par de días despues de acabar un corto. Buena cosa. Pero supongo que todo pasa por alguna razón. Ahora que volvemos a abrir esta ventanita, prefiero ir desgranando las cosas que han pasado con ¡Ey, Muñeca! y otros trabajitos poco a poco.

Pero de momento, empecemos por el postre:

No es lo mismo acabar a tartazos que con un pedazo de tarta!!

No es lo mismo acabar a tartazos que con un pedazo de tarta!!

Así acabó el rodaje, con una maravillosa tarta creada por La Suite del Momo para el rodaje de ¡Ey Muñeca! Por suerte para nosotros y por desgracia para el resto del mundo la tarta fue felizmente devorada al final del rodaje, pero podéis ver muchas más cosas ricas ricas en el blog de esta original pastelería. ¡Ah! ¡Y nada más sencillo para tener el estomago endulzado al día que darle al “me gusta” en el Facebook de la Suite del Momo!

Y aunque la tarta sea la principal protagonista de la foto, podemos ver a unos cuantos secundarios de lujo. Estas personas, junto con todos nuestros productores, fueron quienes hicieron posible que ¡Ey, Muñeca! hayan pasado de ser una idea a ser 40 gigas de imágenes a la espera de ser editadas, sonorizadas y acompañadas de una buena banda sonora.

Ya que de todos los que salen en la foto solo una será reconocible en el cortometraje, creo que podemos aprovechar esta oportunidad para presentarlos: De izquierda a derecha: De rojo, Jorge Tsabutzoglu, nuestro jefe de producción. Junto a él Manuel Guirado, quien llevó el streaming (los que nos siguierais por ahí fijo que lo conocéis de sobra). Delante de él, Regla, mamá de Lucía, la creadora de la tarta que preside la foto y que nos visitó durante el rodaje. Si seguimos por arriba, tras ella nos encontramos asomando a Javier Zúmer. Curioso que sólo se le vean los ojos al técnico de sonido cuando precisamente de él depende ponerle “voz” al cortometraje a partir de ahora. Junto a él, el joven dicharachero de sonrisa enmarcada por perilla no es otro que Fernando Ortega, quien se estrenaba como atrezzista en este rodaje y superó con más que buena nota la experiencia. Delante de él, otra preciosa sonrisa como se puede comprobar: Tannia León, nuestra dire de arte y diseñadora de la muñeca “co-protagonista” del cortometraje. Tras ella (seguimos en el bando de las grandes sonrisas) la carita rubia que asoma es la de María Cortés, nuestra ayudante de producción que apareció a ultima hora para echarnos una mano más que imprescindible. Y unto a ella, la última de las sonrisas tras las gafas y bajo el pelo rizado, vemos a Helena Moral, nuestra jefa de vestuario y diseñadora del vestido que lucen tanto Aly Doña como nuestra muñequita… O viceversa.

Nos vamos al borde de la cama, con barba, pelo de llevarse las manos a la cabeza y pierna cruzada un servidor, Ricardo Barby, director del corto. A mi derecha la gran “culpable” de esta foto, Lucía Suarez sosteniendo la tarta que ella misma preparó y que nos regaló desde la Suite del Momo. Y si hablamos de culpables, a la derecha tenemos quizás a la mayor “culpable” (valiosas comillas) de que uno se animara a meterse en este berenjenal, Alycia Doña, la prota del corto junto a la muñeca que sostiene. Y agachadito claqueta en mano Javier Quesada, uno de mis mejores amigos y un pedazo de ayudante de dirección como la copa de un pino. Tras él, podemos comprobar que el bando de las sonrisas inabarcables se extiende también sobre la cama: Lucía Maíz, nuestra animosa y pelirroja jefa de maquillaje. Y ya nos queda el equipo de foto. De pie, tatuaje en brazo, barba en rostro y mente en la luz, otro gran amigo: Antonio Aparicio, dire de foto. Junto a ellos, sobre la cama, el caballero bien acompañado es Emilio Cabello, quien apareció como arte de magia a última hora para echarnos un pedazo de cable con el material eléctrico. Y tras él, dos de las mujeres que más he visto currar en mi vida y que más se merecen tener una carrera bien larga y productiva en esto del cine. A la izquierda, Patricia García, nuestra eléctrica y a la derecha Vanessa Velasco, quien puso el pulso del cortometraje con un inmejorable trabajo como foquista.

Paradójicamente, todo el corto se hizo con un equipo detrás de la cámara y solo una persona delante de ella… Para acabar presentando la cosa con una foto diametralmente opuesta. Quien dispara el gatillo tras la cámara es Juan Carlos Rodríguez, nuestro fotofija cuya visión inmortalizó el trabajo, los nervios, las tensiones, las sonrisas que se dieron durante el rodaje. Y la tarta que se comieron esta gente que, seamos sinceros y envidiosos… Yo soy alérgico a la lactosa 😦

Con esto se acabó el rodaje. ¿Qué como salió la cosa? Pues viendo el equipo la duda ofende. Salió como debía salir, de puta madre. Ya digo, por lo que pude adelantar antes de la prematura muerte de mi ordenador, los brutos son sobresalientes. En cualquier caso, del rodaje iremos hablando un poquito más adelante…

Muchas gracias a todos los que participasteis como productores, os aseguro que os sentiréis orgullosos del trabajo que han hecho estos chavales. Y mi más sincera enhorabuena a todo el equipo. No escribiré esas chorradas de que sin ellos sería imposible y demás, no seamos falsos. Con otros claro que también habría sido posible. Pero con estos… Con estos ha sido inmejorable. Mi más sincera enhorabuena, por lo pronto me llevo la satisfacción de haber dirigido un proyecto currando con todos vosotros. Espero que el día del estreno podáis sentiros orgullosos de vuestro trabajo.

Y que al día siguiente, tengáis resaca.

Volvimos!