El rodaje de ¡Ey, Muñeca!: Nivel… Filosófico (o algo así).

La pequeña mayoría de lectores de este blog intuyo que son amigos y conocidos, así que imagino andáis familiarizados con la mecánica de un rodaje. Y para quien no, dejo esta foto de Juan Carlos Rodríguez que, bajo mi punta de vista, retrata perfectamente lo que es un rodaje:

La magia del cine... O algo así.

El glamour del cine, si es que sigue habiendo de eso…

Podemos observar la maraña de cables, escalera, banderas, focos, etc, alrededor de nuestra prota, Alycia, que sonríe con gesto de aprobación. Tras ella, Javi Quesada, nuestro ayudante de dirección de pie con cara de estar muy concentrado. Y aún más atrás, una semioculta Patri, llevando a cabo su parte de trabajo como eléctrica, rodilla en tierra. Pues bien, básicamente esto es lo que hay en cualquier rodaje. Gente partiéndose el lomo currando, aunque luego no sean las “caras visibles” del producto. Gente que aparentemente no está haciendo gran cosa, pero con cara de concentración. Algo pensarán… Y algo importante, ¿eh? Y un caos de cosas alrededor, todo predispuesto para que lo que se vea delante de la cámara, en este caso nuestra actriz, acabe con una sonrisa y un gesto de aprobación. Esta foto, a mi entender, simboliza a la perfección lo que es un rodaje. O al menos, lo que fue nuestro rodaje.

Des estas primeras fotos de promoción...

De estas primeras fotos de promoción…

...A estas últimas, un crowdfunding, un rodaje y unos meses después...

…A estas últimas, un crowdfunding, un rodaje y unos meses después…

El rodaje fue más duro de la cuenta, mayormente por un fallo de cálculo por mi parte. Siempre pensé que podríamos rodar en dos días el cortometraje y con la idea de ir tener los costes justos y necesario decidimos rodar con un equipo pequeñito y en pocas localizaciones. Pero, sin ser como digo un rodaje complejo, si es una historia que exige bastante preciosismo en el resultado final… Y afinar según que cosas requiere su tiempo. Y por otra parte, nos encontramos más sorpresas de la cuenta a primera hora, aunque bueno, estas cosas siempre pasan. Ya se sabe, si quieres que algo salga mal, haz un rodaje. Si aparte quieres que llueva, que el rodaje lo dirija Ricardo Barby…

Así que acabamos en un dilema. O bien el última día echábamos el resto y acabábamos el cortometraje o bien seguíamos un ritmo más tranquilo (pero con mayor posibilidad de afinar) y rodábamos un tercer día. Al final, optamos por la segunda opción y gracias a la colaboración de todo el equipo se acabó ¡Ey, Muñeca! dando a cada plano el cuidado y tiempo que necesitaba. Es una suerte el hecho de haber contado con un equipo que, además de haber hecho un trabajo excelente, pringó un día más por darle al corto lo máximo posible. Siento bastante este fallo de cálculo. De todo se aprende y, a veces, hay que reservar el optimismo, más cuando se trata de que podamos llevar a cabo un rodaje dentro de lo previsto e implicando el trabajo de tantas personas. Mil gracias a todo el equipo por este gesto, sin el cual sencillamente el cortometraje no existiría. Y mil perdones, espero que podamos repetir pronto y compensar trabajando un día menos de la cuenta por algo, al menos, igual de bueno.

Porque sí, dejando al margen estos contratiempos se puede decir que si nos centramos en lo grabado el resultado es excelente. Aún queda mucho trabajo por delante en la edición, pero de primeras contamos con un material que, si soy honesto, en algunas cosas supera lo que tenía en mente. Ya digo, es la suerte de haber podido contar con los mejores profesionales que he conocido a lo largo de estos años y de haber tenido la suerte de conocer a ciertas personas en el momento justo y que quisieran sumarse al carro. Aparte del equipo, del que hablaré en otro post, es de agradecer todo el apoyo recibido durante el Crowdfunding, así como las colaboraciones a la hora de dejarnos atrezzo o material de gente como Carmen, Lira, Juan Carlos, María, las amigas de Tannia… Sin olvidar a Sadilsa, la empresa que nos alquiló el material de iluminación a un precio más que bueno, gesto que resulta especialmente importante dado el momento en que nos  encontramos. O la colaboración de Javier Zúmer, Antonio Aparicio, Elena Poveda o Juanlu Galán cediéndo su propio equipo para el rodaje o facilitándonos el poder alquilar alguna cosilla extra a muy buen precio. Y como no, la sorpresa final en forma de tarta que nos trajo Lucía Suarez y La Suite del Momo.

_MG_4358

Primero la tarta, luego el mundo!!

Así que nada, una vez finalizado el rodaje “sólo” queda dar el estirón final. Que necesitara su tiempo y su buena alimentación para que el niño nos salga bien guapo. Así pues, no quiero aventurarme todavía a dar una fecha de estreno, pero creo que, si nos vemos por abril, probablemente os pueda invitar a una cervecita a cambio de que me deis vuestra opinión del corto 🙂

Y de momento, creo y espero, que será una buena opinión. Para ello seguimos trabajando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s