El rodaje de ¡Ey, Muñeca!: Nivel… Filosófico (o algo así).

La pequeña mayoría de lectores de este blog intuyo que son amigos y conocidos, así que imagino andáis familiarizados con la mecánica de un rodaje. Y para quien no, dejo esta foto de Juan Carlos Rodríguez que, bajo mi punta de vista, retrata perfectamente lo que es un rodaje:

La magia del cine... O algo así.

El glamour del cine, si es que sigue habiendo de eso…

Podemos observar la maraña de cables, escalera, banderas, focos, etc, alrededor de nuestra prota, Alycia, que sonríe con gesto de aprobación. Tras ella, Javi Quesada, nuestro ayudante de dirección de pie con cara de estar muy concentrado. Y aún más atrás, una semioculta Patri, llevando a cabo su parte de trabajo como eléctrica, rodilla en tierra. Pues bien, básicamente esto es lo que hay en cualquier rodaje. Gente partiéndose el lomo currando, aunque luego no sean las “caras visibles” del producto. Gente que aparentemente no está haciendo gran cosa, pero con cara de concentración. Algo pensarán… Y algo importante, ¿eh? Y un caos de cosas alrededor, todo predispuesto para que lo que se vea delante de la cámara, en este caso nuestra actriz, acabe con una sonrisa y un gesto de aprobación. Esta foto, a mi entender, simboliza a la perfección lo que es un rodaje. O al menos, lo que fue nuestro rodaje.

Des estas primeras fotos de promoción...

De estas primeras fotos de promoción…

...A estas últimas, un crowdfunding, un rodaje y unos meses después...

…A estas últimas, un crowdfunding, un rodaje y unos meses después…

El rodaje fue más duro de la cuenta, mayormente por un fallo de cálculo por mi parte. Siempre pensé que podríamos rodar en dos días el cortometraje y con la idea de ir tener los costes justos y necesario decidimos rodar con un equipo pequeñito y en pocas localizaciones. Pero, sin ser como digo un rodaje complejo, si es una historia que exige bastante preciosismo en el resultado final… Y afinar según que cosas requiere su tiempo. Y por otra parte, nos encontramos más sorpresas de la cuenta a primera hora, aunque bueno, estas cosas siempre pasan. Ya se sabe, si quieres que algo salga mal, haz un rodaje. Si aparte quieres que llueva, que el rodaje lo dirija Ricardo Barby…

Así que acabamos en un dilema. O bien el última día echábamos el resto y acabábamos el cortometraje o bien seguíamos un ritmo más tranquilo (pero con mayor posibilidad de afinar) y rodábamos un tercer día. Al final, optamos por la segunda opción y gracias a la colaboración de todo el equipo se acabó ¡Ey, Muñeca! dando a cada plano el cuidado y tiempo que necesitaba. Es una suerte el hecho de haber contado con un equipo que, además de haber hecho un trabajo excelente, pringó un día más por darle al corto lo máximo posible. Siento bastante este fallo de cálculo. De todo se aprende y, a veces, hay que reservar el optimismo, más cuando se trata de que podamos llevar a cabo un rodaje dentro de lo previsto e implicando el trabajo de tantas personas. Mil gracias a todo el equipo por este gesto, sin el cual sencillamente el cortometraje no existiría. Y mil perdones, espero que podamos repetir pronto y compensar trabajando un día menos de la cuenta por algo, al menos, igual de bueno.

Porque sí, dejando al margen estos contratiempos se puede decir que si nos centramos en lo grabado el resultado es excelente. Aún queda mucho trabajo por delante en la edición, pero de primeras contamos con un material que, si soy honesto, en algunas cosas supera lo que tenía en mente. Ya digo, es la suerte de haber podido contar con los mejores profesionales que he conocido a lo largo de estos años y de haber tenido la suerte de conocer a ciertas personas en el momento justo y que quisieran sumarse al carro. Aparte del equipo, del que hablaré en otro post, es de agradecer todo el apoyo recibido durante el Crowdfunding, así como las colaboraciones a la hora de dejarnos atrezzo o material de gente como Carmen, Lira, Juan Carlos, María, las amigas de Tannia… Sin olvidar a Sadilsa, la empresa que nos alquiló el material de iluminación a un precio más que bueno, gesto que resulta especialmente importante dado el momento en que nos  encontramos. O la colaboración de Javier Zúmer, Antonio Aparicio, Elena Poveda o Juanlu Galán cediéndo su propio equipo para el rodaje o facilitándonos el poder alquilar alguna cosilla extra a muy buen precio. Y como no, la sorpresa final en forma de tarta que nos trajo Lucía Suarez y La Suite del Momo.

_MG_4358

Primero la tarta, luego el mundo!!

Así que nada, una vez finalizado el rodaje “sólo” queda dar el estirón final. Que necesitara su tiempo y su buena alimentación para que el niño nos salga bien guapo. Así pues, no quiero aventurarme todavía a dar una fecha de estreno, pero creo que, si nos vemos por abril, probablemente os pueda invitar a una cervecita a cambio de que me deis vuestra opinión del corto 🙂

Y de momento, creo y espero, que será una buena opinión. Para ello seguimos trabajando.

Anuncios

¡Larga vida al Kanina Rock!

Acabamos de terminar la edición del reportaje “Kanina Rock, ¡Vive tu festival!“, en el que os acercamos lo vivido el 18 de agosto del 2012 en La Redondela, un pequeño y coqueto pueblo de Huelva lindando con Isla Cristina.

Foto de Jesús Hueso para Metalcry.com

Foto de Jesús Hueso para Metalcry.com

Esta fue la quinta edición de un festival que cada vez se hace mayor y contó con las actuaciones de Metrajinchos, Mothersloth, Seyver, Chicken Congress, Layabouts y The Mercy House. El Kanina Rock se caracteriza en primer lugar por hacer honor a su “apellido” y rock y solo rock es el plato fuerte de sus grupos, en todas sus variables. Desde el metal al rock duro pasando por bandas que acompañaban sus temas con toquecitos blues o punk.

Y la segunda característica definitoria del festival, tanto o más importante que la primera, es el buen rollo que se respira durante las ocho horas de rock ininterrumpidas que se celebran más la posterior fiesta (que pudimos atestiguar que, cuanto menos, hubo quien la prolongó hasta las dos de la tarde del día siguiente). La zona de acampada gratuita, las distintas barras a precios populares, el mercado de artesanía y la playita a cinco minutos hacen de marco a este festival, convirtiendo al Kanina Rock en una de las mejores oportunidades para aprovechar dos días de verano en Andalucía con un plan verdaderamente envidiable. Desde luego, nosotros vamos a repetir en la próxima edición y animamos a cualquiera que se sume al futuro Kanina Rock 2013. ¡No os arrepentiréis!

En cuanto al video, en el DVD podréis encontrar como ya dijimos un completo reportaje de una hora de duración con entrevistas a la Asociación Arte-Rock (organizadores del festival), a algunos de los grupos y, por supuesto, con algunos videos en directo de los temas que se emitieron. Para abrir boca, os dejamos Landscape From The Lane, de los Chicken Congres:

Además de este reportaje, también encontraréis temas extras de las distintas bandas no incluidos en el reportaje, así como fotografías de los distintos Kanina Rock que se han celebrado hasta la fecha.

Desde aquí agradecer a la asociación Arte-Rock y a los Metrajinchos el buen trato que tuvieron con nosotros como anfitriones del festival, así como a la familia de Manuel Guirado que nos ayudó durante el festival (ese Bichito Luz echando un cable, gracias Élida!!) y que nos acogió para descansar un poco tras el trabajo y la fiesta posterior. Asimismo gracias a todos los grupos que nos dieron todas las facilidades del mundo para trabajar, haciéndonos partícipes como el que más del buen rollo que rodeaba a todo lo que tuviera que ver con el Kanina Rock. Y por supuesto a Santi García por la cesión del sonido grabado durante el festival.

Podéis encontrar más temas en nuestro canal de youtube.

Y todos ellos con el magnífico trabajo de Rafael Guerrero y Garykoitz Barea en las cámaras, junto con el de un servidor, Ricardo Barby, en la realización y edición.

Lo dicho, el año que viene repetimos y… ¡LARGA VIDA AL KANINA ROCK!

Fin de rodaje a tartazos!

Te puede pasar que tengas escritas y guardadas las claves de tu blog en el ordenador y te quedes sin este un mes, un par de días despues de acabar un corto. Buena cosa. Pero supongo que todo pasa por alguna razón. Ahora que volvemos a abrir esta ventanita, prefiero ir desgranando las cosas que han pasado con ¡Ey, Muñeca! y otros trabajitos poco a poco.

Pero de momento, empecemos por el postre:

No es lo mismo acabar a tartazos que con un pedazo de tarta!!

No es lo mismo acabar a tartazos que con un pedazo de tarta!!

Así acabó el rodaje, con una maravillosa tarta creada por La Suite del Momo para el rodaje de ¡Ey Muñeca! Por suerte para nosotros y por desgracia para el resto del mundo la tarta fue felizmente devorada al final del rodaje, pero podéis ver muchas más cosas ricas ricas en el blog de esta original pastelería. ¡Ah! ¡Y nada más sencillo para tener el estomago endulzado al día que darle al “me gusta” en el Facebook de la Suite del Momo!

Y aunque la tarta sea la principal protagonista de la foto, podemos ver a unos cuantos secundarios de lujo. Estas personas, junto con todos nuestros productores, fueron quienes hicieron posible que ¡Ey, Muñeca! hayan pasado de ser una idea a ser 40 gigas de imágenes a la espera de ser editadas, sonorizadas y acompañadas de una buena banda sonora.

Ya que de todos los que salen en la foto solo una será reconocible en el cortometraje, creo que podemos aprovechar esta oportunidad para presentarlos: De izquierda a derecha: De rojo, Jorge Tsabutzoglu, nuestro jefe de producción. Junto a él Manuel Guirado, quien llevó el streaming (los que nos siguierais por ahí fijo que lo conocéis de sobra). Delante de él, Regla, mamá de Lucía, la creadora de la tarta que preside la foto y que nos visitó durante el rodaje. Si seguimos por arriba, tras ella nos encontramos asomando a Javier Zúmer. Curioso que sólo se le vean los ojos al técnico de sonido cuando precisamente de él depende ponerle “voz” al cortometraje a partir de ahora. Junto a él, el joven dicharachero de sonrisa enmarcada por perilla no es otro que Fernando Ortega, quien se estrenaba como atrezzista en este rodaje y superó con más que buena nota la experiencia. Delante de él, otra preciosa sonrisa como se puede comprobar: Tannia León, nuestra dire de arte y diseñadora de la muñeca “co-protagonista” del cortometraje. Tras ella (seguimos en el bando de las grandes sonrisas) la carita rubia que asoma es la de María Cortés, nuestra ayudante de producción que apareció a ultima hora para echarnos una mano más que imprescindible. Y unto a ella, la última de las sonrisas tras las gafas y bajo el pelo rizado, vemos a Helena Moral, nuestra jefa de vestuario y diseñadora del vestido que lucen tanto Aly Doña como nuestra muñequita… O viceversa.

Nos vamos al borde de la cama, con barba, pelo de llevarse las manos a la cabeza y pierna cruzada un servidor, Ricardo Barby, director del corto. A mi derecha la gran “culpable” de esta foto, Lucía Suarez sosteniendo la tarta que ella misma preparó y que nos regaló desde la Suite del Momo. Y si hablamos de culpables, a la derecha tenemos quizás a la mayor “culpable” (valiosas comillas) de que uno se animara a meterse en este berenjenal, Alycia Doña, la prota del corto junto a la muñeca que sostiene. Y agachadito claqueta en mano Javier Quesada, uno de mis mejores amigos y un pedazo de ayudante de dirección como la copa de un pino. Tras él, podemos comprobar que el bando de las sonrisas inabarcables se extiende también sobre la cama: Lucía Maíz, nuestra animosa y pelirroja jefa de maquillaje. Y ya nos queda el equipo de foto. De pie, tatuaje en brazo, barba en rostro y mente en la luz, otro gran amigo: Antonio Aparicio, dire de foto. Junto a ellos, sobre la cama, el caballero bien acompañado es Emilio Cabello, quien apareció como arte de magia a última hora para echarnos un pedazo de cable con el material eléctrico. Y tras él, dos de las mujeres que más he visto currar en mi vida y que más se merecen tener una carrera bien larga y productiva en esto del cine. A la izquierda, Patricia García, nuestra eléctrica y a la derecha Vanessa Velasco, quien puso el pulso del cortometraje con un inmejorable trabajo como foquista.

Paradójicamente, todo el corto se hizo con un equipo detrás de la cámara y solo una persona delante de ella… Para acabar presentando la cosa con una foto diametralmente opuesta. Quien dispara el gatillo tras la cámara es Juan Carlos Rodríguez, nuestro fotofija cuya visión inmortalizó el trabajo, los nervios, las tensiones, las sonrisas que se dieron durante el rodaje. Y la tarta que se comieron esta gente que, seamos sinceros y envidiosos… Yo soy alérgico a la lactosa 😦

Con esto se acabó el rodaje. ¿Qué como salió la cosa? Pues viendo el equipo la duda ofende. Salió como debía salir, de puta madre. Ya digo, por lo que pude adelantar antes de la prematura muerte de mi ordenador, los brutos son sobresalientes. En cualquier caso, del rodaje iremos hablando un poquito más adelante…

Muchas gracias a todos los que participasteis como productores, os aseguro que os sentiréis orgullosos del trabajo que han hecho estos chavales. Y mi más sincera enhorabuena a todo el equipo. No escribiré esas chorradas de que sin ellos sería imposible y demás, no seamos falsos. Con otros claro que también habría sido posible. Pero con estos… Con estos ha sido inmejorable. Mi más sincera enhorabuena, por lo pronto me llevo la satisfacción de haber dirigido un proyecto currando con todos vosotros. Espero que el día del estreno podáis sentiros orgullosos de vuestro trabajo.

Y que al día siguiente, tengáis resaca.

Volvimos!

Ya estamos cerquita

Pues bien, dentro de nada estaremos rodando ¡Ey, Muñeca! Grabaremos el sabado 20 y el domingo 21, en cuanto concretemos como va a ir el streaming os lo haremos saber para que aquellos productores que teníais esta recompensa podáis acceder a él durante el rodaje.

Ahora mismo estamos “construyendo” el corto. Ya hemos ensayado un poco, tenemos la planificación y estamos ultimando el atrezzo necesario. Ya tenemos los diseños del vestuario o de los elementos que tienen cierto peso específico en el cortometraje, así que ahora es momento de que pasen del “mundo de las ideas” al mundo físico. La verdad es que estos momentos suelen ser bastante de “tensión”, más que nada porque suelen implicar ciertos sacrificios a la hora de renunciar a cosas que, por muy bonitas que queden en tu cabeza, son imposibles de llevar a cabo. Sin embargo, gracias a la ayuda de nuestros productores, por una vez contamos con un mínimo de dinero y, hasta ahora, la palabra “sacrificar” se ha asomado bien poco por el planteamiento del rodaje. Ahora es cuando uno valora y agradece toda la ayuda que habéis prestado a este pequeño proyecto y, por una vez, puedo decir que me estoy divirtiendo bastante viendo como evoluciona todo. Desde los ensayos con Alycia a los diseños de vestuario de Helena, pasando por los distintos “prototipos” que Tannia está diseñando para arte, todo me está resultando bastante divertido. Y supongo que, de alguna forma, eso ha de reflejarse en el producto final. Os dejo algunas fotitos de los ensayos, para que os hagáis una pequeña idea de como va el corto… Aunque quizás, con esas fotos, lo único que podemos inferir es que tenemos a una actriz bien guapa con nosotros ^^: Nada nuevo bajo el sol, claro 🙂

Imagen

Imagen

Por otro lado, quiero agradecer la colaboración de Juanlu Galán (http://juanlugalan.com/ ) quien colaborará con ¡Ey, Muñeca! cediéndonos equipo técnico para el rodaje. Poquito a poco, todas estas colaboraciones están sumando muchísimo para poder tener un gran corto. A las aportaciones de nuestros productores, se suman ahora las aportaciones de gente como Juanlu, que nos cede material para el rodaje o de otras personas como Fidel Pérez, de Bonzo Fx ( http://bonzofx.es/ ) quien nos está asesorando también a la hora de enfocar los efectos especiales del cortometraje. Y hablando de aportaciones, como comentaba antes, andamos a la búsqueda de atrezzo… Para lo cual hemos creado un evento en facebook:

https://www.facebook.com/events/432263540163976/?fref=ts

Podéis colaborar con nosotros cediéndonos material de atrezzo o bien invitando a gente al evento, para llegar al mayor número de personas posibles. Como dije, rodaremos el 20 y 21 de octubre en Tomares (Sevilla) así que recogeríamos cualquier cosa que nos prestéis entre el 14 y 19 de octubre, devolviéndolas entre el 22 y el 27. Para facilitar las cosas y que os podáis hacer una idea de que estamos buscando, nuestra dire de arte, Tannia León, ha creado una galería en facebook donde podéis ver nuestra lista y diversos ejemplos de lo que estamos buscando:

https://www.facebook.com/media/set/?set=a.10151260961646796.525878.727706795&type=1

¿Por qué hacemos esto? Como os podréis imaginar, un rodaje implica muchos gastos y todo lo que podamos ahorrar ahora lo emplearemos en tener la mejor distribución posible una vez hayamos editado el cortometraje. De la misma forma, el hecho de ahorrar en un departamento siempre implica el poder disponer de más dinero en otro.

Muchas gracias a todos por vuestra colaboración. De verdad el corto va a seguir siendo un corto, pero con la cantidad de productores y colaboradores que tenemos detrás, “miedo” me da que con los créditos del corto acabemos haciendo un largometraje! 🙂

La importancia del Storyboard.

Realmente este post es especial dentro de las presentaciones del equipo. Nos centraremos en el trabajo de Sergei Denisov, nuestro dibujante de storyboard. Para quien desconozca el término, un storyboard es algo similar a plasmar la película como si fuera un tebeo, añadiéndole las anotaciones de cámara y los movimientos de actores que se consideren convenientes.

Cuando alguien se plantea dirigir un proyecto, quizás uno de los pasos más significativos y decisivos es el pasarlo al papel, momento a partir del cual todo el equipo puede hacerse a la idea de lo que tiene en la cabeza el director. Dada la escasa existencia de “storyboarders” (desconozco si existe la palabra en español) en nuestro país, en Secuela Films no hemos cejado en el empeño de contar con un buen storyboarder y hemos contactado con Sergei Denisov, joven y prometedor dibujante  que vive y trabaja en la fría y distante Kiev, extendiendo ahora su trabajo desde la capital ucraniana al mundo entero.

Pese a su corta edad, veinticinco años, Sergei ya ha plasmado en papel las ideas de grandes directores. Comenzó trabajando con Anatoli Kirvchenko en su película “Las horas del tétanos” , ganadora del festival de Cannes en el 2004 y con la que Sergei logró ver reconocido su trabajo con distintas menciones en la Boston Academy of Storyboarders y el premio al mejor story internacional en la más prestigiosa asociación de dibujantes de story del mundo, la American Storyboard and Film Drawers Asociation (ASFIDA). Tras estos premios, Sergei trabajaría entre otros con David Fincher en “Zodiac”, Paul Thomas Anderson en “Pozos de Ambición”, Martín Scorsese en el story de “Shutter Island” e incluso con Terrence Mallick en “El Arbol de la vida”, siendo el story de este largometraje el último que realizó en E.E.U.U. antes de volver a su Kiev natal. ¿El motivo? Según su biografía “La tinta tras la cámara” Sergei afirma que:

“Hacía una película y me prometían trabajar en la siguiente. Los sueldos eran bajos, pero… Ya sabe, podía hacer contactos. Bueno, muchas veces trabajé gratis. Pero hice contactos, contactos que me prometían que trabajaría en su siguiente película, con un sueldo acorde a mi capacidad. Maldita sea, hice tantos contactos que llené la agenda del movil por completo. Y como en el tiempo que trabajé en Estados Unidos no había ganado lo suficiente para comprar otro teléfono, por miedo a perder los contactos tuve que decidir entre seguir en Hollywood sin poder ampliar la agenda o volver a casa de mis padres y poder permitirme un nuevo teléfono. Quizás opté por lo fácil. No me arrepiento, si hubira arriesgado un poco más… Quien sabe, quizás un nuevo contacto me hubiera ofrecido algo digno. O me hubiera pegado el sarampión. No lo he pasado, ¿sabe? Ni la varicela. De pequeño siempre estaba en un zulo dibujando. Y los otros niños hacían amigos mientras yo dibujaba. Y ahora, veinte años después, uno de esos niños regenta una frutería en el oeste de Kiev, otro tiene una tienda de gorros así graciosos con sede en Moscú y uno, cuyo primo es delegado de gobierno en Plovdiv, hace storys para Julio Medem. Nunca tuve clara la importancia de los contactos.”

La falta de oportunidades y de sueldos decentes, según cuentan provocada por esta crisis mundial, ha sido el triste motivo que nos ha acercado la oportunidad de que Sergei trabaje con nosotros. Y es una increíble ayuda tenerle en nuestro equipo. Me sorprende enormemente su capacidad para haberse adaptado a los nuevos tiempos, su talento al abrazar las nuevas tecnologías sin que ello interfiera en el mimo y romanticismo que podría ponerle a cualquier dibujo realizado a mano y carboncillo. Cada email que nos intercambiamos resulta en una sucesión de imágenes que engarzan perfectamente con lo que habita en mi imaginación de cara a ¡Ey, Muñeca!, logrando que cada palabra del guión, cada anotación sobre los movimientos de cámara, cada mínimo detalle explicado sobre arte o fotografía quede asombrosamente retratado en todos y cada uno de los dibujos de Sergei. El resultado no es sino un storyboard de tanta calidad donde el buen observador verá perfectamente retratados todos y cada uno de los secretos del corto, desde su estética a su narrativa, convirtiéndose por sí mismo en una auténtica obra de arte.

Me siento acomplejado ya que dudo tremendamente que mi capacidad como director se acerque, ni tan siquiera a kilómetros, a la capacidad de Sergei como dibujante de storyboards. Creo, con toda sinceridad, que la mejor opción sería digitalizar todos estos dibujos de Sergei y colocarlos uno detrás de otro, olvidando el rodaje y mostrando al mundo un trabajo que, de verdad, merece estar catalogado a la altura de genios de la pintura como Rembrand, Picasso o Dalí. Pero al final tomaré el camino egoista ya que, como el gran Sergei Denisov, creo que todos merecemos la oportunidad de mostrar al mundo lo que somos capaces de hacer. Pero será un egoismo a medias, ya que me parece de una injusticia intolerable no compartir con cualquiera que se acerque a este modesto blog la calidad, precisión y, porque no decirlo, sensibilidad del trabajo de Denisov. Espero que, pese al detalle y precisión del dibujo, la complejidad del mismo haga que aún permanezca cierta incertidumbre sobre el contenido del corto. Sin más, Plano 2.3, por Sergei Denisov.

Imagen

SERGEI DENISOV. PLANO 2.3. Storyboard para ¡Ey, Muñeca! Oleo sobre acuarela sobre carboncillo sobre grabado en pizarra tratado digitalmente con 3D Studio, Photoshop CS7, Da Vinci Resolve Pro Edition Pro y NASA Story Draw. Todos los derechos reservados.

Presentando al equipo (III)

En nuestro anterior post hablamos sobre los distintos departamentos que se encargan del concepto estético del rodaje. Hoy continuamos presentando a nuestros departamentos de producción, making off (streaming) y post producción.

Y ya que acabamos el post anterior hablando de maquillar caras, comenzaremos esta tercera entrega con quien quizás más se precise que de la cara en un rodaje: el departamento de producción. Aquí contaremos con Jorge Tsabuzoglu, a quien tuve la suerte de conocer hace ya unos cuantos años en el rodaje de su primer cortometraje de ficción, “La última boda”, que posteriormente sería seleccionado y premiado en bastantes festivales nacionales e internacionales. Con Jorge creo que tengo la suerte de que entendemos este oficio de una forma muy similar y esto, en un proyecto de unas características tan concretas como “¡Ey, Muñeca!”, creo que es imprescindible para que todo llegue a buen puerto. Escribiendo esta serie de posts me estoy dando cuenta de dos características comunes a todos los miembros de este equipo. Como los demás, Jorge es un currante nato y un “mijita” en su terreno. Si lo comparamos con una familia, producción sería “la madre” en cualquier rodaje. Así que por su honestidad, por la pasión y el empeño que le pone a su trabajo y por su dedicación a hacer las cosas de la mejor manera posible, Jorge es la madre que todo rodaje debería tener. Pese a su barba, claro.

Este caballerete de saludable mohín es Bigas Luna, con su equipo de rodaje. Nosotros habíamos planteado un vestuario similar para el equipo, cómodo y práctico, pero al final optaremos por algo más otoño-invierno.

En el making off estará Manuel Guirado, quien ya está bien curtido tras haber hecho multitud de streamings de distintos eventos. Por su conocimiento de los distintos programas de streaming (cosas rarísimas, oiga) y por su buena labor con las redes sociales, creo que no puede haber persona más indicada a la hora de llevaros en directo lo que será el rodaje de ¡Ey, Muñeca!, así como de recopilar un material jugoso para hacer un buen making of del rodaje. Tenemos ya notario para la posteridad.

Y hablando de posteridades, una vez acabado el rodaje tendremos en la postproducción a Daniel García, otro currante más que comprometido con proyectos de este tipo. Siendo sinceros, siempre había pensado que una buena postproducción a nivel de efectos y demás sólo es posible cuando se tiene detrás a la Dreamworks o a algún ranchito de George Lucas de andar por casa. Pero el hecho de conocer a Dani cambió totalmente mi forma de pensar al respecto. Darle a Dani un teclado y un monitor es lo mismo que darle a David Copperfield una chistera y un conejo. Pura magia. Así que, cuando el rodaje se vuelvan fríos y solitarios bites en el disco duro de un ordenador sabemos que tenemos la artillería pesada preparada para darle a este proyecto toda la vida que se merece.

Y hasta aquí la penúltima entrega de nuestras presentaciones. Espero que esto sirva un poco para dar a conocer el magnífico equipo con el que contamos y que, al menos, sepáis que habéis dejado vuestra aportación como productores en buenas manos. Por suerte, con un equipo así, poquito espacio queda para que se note como mete la pata el director…

Continuará…

Presentando al equipo (II)

En el pasado post presentábamos a nuestro ayudante de dirección, Hugo Baena. En este vamos a presentar a los compañeros que se encargarán de la parte estética del cortometraje, llevando a cabo el trabajo en los departamentos de fotografía, arte y maquillaje.

Rincón del set de rodaje de ¡Ey, Muñeca!, mientras se iluminan los decorados y se maquilla a la actriz… ¿O quizás no?

En cuanto a la fotografía, tendremos la suerte de contar con Antonio Aparicio. Aparte de haberse convertido en un buen amigo desde que nos conocimos en la Escuela de Cine, Antonio es, en mi opinión personal, el mejor director de foto al que he visto trabajando de cerca en estos años dedicados al audiovisual. Es una persona que sabre aprovechar muy bien los elementos del entorno, siendo capaz de crear muy buenas iluminaciones con un par de focos, lo que se suele traducir en un ahorro importante de tiempo. Y por otro lado menos pragmático, pero más importante, es tremendamente creativo y afronta la iluminación desde un punto de vista narrativo, lo que es un apoyo indispensable a la hora de traducir en luz e imágenes la historia que se quiere contar. Estoy convencido de que el hecho de contar con él hará que probablemente tengamos una de las mejores fotografías que se hayan visto en un cortometraje últimamente. Y si no es así, aquí queda su nombre para que se le pueda echar las culpas xD

Bajo mi punto de vista, el departamento de arte es, junto a fotografía, el máximo responsable de que una historia funcione o no estéticamente. Y por arte, para los neófitos en la materia, entendemos decoración, contar una historia con la decoración  para ser más exactos. La encargada de aportar y contar esta “historia de los decorados” en ¡Ey, Muñeca!” será Tannia León. Es curioso, pero desde el tiempo que hace que la conozco creo que nunca habíamos trabajado así. Y no puede ser más agradable la cosa.Arte suele ser junto con producción el primer departamento en ponerse en funcionamiento y gracias a Tannia ya tengo multitud de ideas sobre (….) y sobre (…) que me han hecho cambiar para mejor la concepción del cortometraje. ¿Los puntos suspensivos? Evidentemente son elementos del guión que no vamos a revelar  🙂 Yendo al grano, trabajar con Tannia mola. Es una chica con mucha imaginación y que, por suerte, discute todo del guión, lo que se traduce en un montón de aportes en los que uno no cae en primera instancia. Aparte es una curranta nata y se nota mucho que disfruta con su trabajo, tanto a nivel creativo como luego en el nivel físico que supone levantar un decorado. Así que sin duda tendremos el decorado de ¡Ey, Muñeca! repleto de ganas y talento. Tengo muchísimas ganas de ver el resultado estético del trabajo que lleven adelante ella y Antonio y se que con ellos ahí tendremos las espaldas bien cubiertas.

Cambiando de departamento, en maquillaje y caracterización estará Lucía Maíz. Por ciertas cosas que se revelarán cuando se vea el corto, Lucía fue la primera persona a la que le propuse el proyecto. Y ella dijo que era posible, así que se hizo la luz. Es probable que el maquillaje tenga un puesto bastante importante en el cortometraje (no olvidemos que el título es un piropo) y Lucía seguro que lo resuelve con tanta efectividad como imaginación. Y es que, a la hora de valorar el trabajo de Lucía, esa es la primera palabra que a uno se le viene a la cabeza: imaginación. Bueno, también se podría venir “bonicación”, pero esa es otra historia xD Y yendo al grano, en un corto donde la imaginación va a tener bastante culpa de todo, es fundamental tener a una maquilladora como Lucía poniéndole cara, nunca mejor dicho.

Y estos serán los departamentos encargados de definir el aspecto visual del corto, junto con una posible incorporación que, como aún no tenemos cerrada, de momento es alto secreto. Pero aún nos quedan unos cuantos compañeros más que presentar… Y eso será en los siguientes post que vengan esta semana 🙂 Así que… Continuará